Bizcocho de camuflaje

Tenía muchas ganas de hacer este bizcocho de tres sabores: vainilla, chocolate y té matcha. En Japón es bastante común utilizar el té matcha en galletas, bombones, cremas o bizcochos,  pensé que ésta era una forma bonita, además de sabrosa, de hacer un bizcocho original con este ingrediente.

La receta no tiene mucha complicación, es la de un bizcocho normal, que dividiremos entre tres todos sus ingredientes para hacer masas de sabores distintos.

Para ello, en primer lugar hay que mezclar la levadura con la harina muy bien para dividirla luego mejor, a las que añadiremos: vainilla, chocolate y el té matcha, respectivamente. El resultado como veis es un bizcocho diferente, pero delicioso.

Ingredientes:

  • 3 huevos
  • 250 gr de harina
  • 180 gr de azúcar
  • 160 ml de aceite de girasol
  • 160 ml de leche
  • Un sobre de levadura
  • 1 chorrito de extracto de vainilla
  • 20 gr de cacao puro
  • 15 gr de té matcha
  • Una pizca de sal

Preparación:

Los primero que hay que hacer es, como dije al principio, mezclar muy bien la harina con la levadura, se pesa y se divide entre tres. Yo la puse en varios platos mientras hacía el resto de las masas.

Cogemos tres boles, en cada uno ponemos una yema de huevo, las claras las montamos juntas en el baso de la batidora o en una fuente si lo haces a mano, la reservamos para añadirla al final.

Batimos la yema con el azúcar, añadimos el aceite, la leche y, en el primer caso, el chorrito de extracto de vainilla. Añadimos la harina mediante un colador para evitar grumos y reservamos.

Cogemos el segundo bol y hacemos lo mismo, salvo que a la harina le habremos añadido el cacao puro. Reservamos.

Con el tercero hacemos lo mismo, habiéndole añadido a la harina el té matcha.

Una vez montadas las claras a punto de nieve la repartiremos en las tres masas, mezclándolas con cuidado con movimientos envolventes. Engrasamos un molde para bizcocho.

Con la ayuda de una cuchara, vamos poniendo de forma irregular diferentes porciones de masa.

Lo ponemos en el horno precalentado, con calor arriba y abajo a unos 180 grados unos 30 minutos, depende de cada horno.

Cuando nos parezca que esté listo, le introducimos un palillo para ver si está hecho bien por dentro.

Sacamos el bizcocho y lo dejamos unos diez minutos en la encimera de la cocina antes de desmoldarlo, pues si no se puede romper. Después lo ponemos en una rejilla hasta que se enfríe del todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: