Pan de espelta con masa madre y aceitunas negras

Scroll down to content
Hacer pan en casa tiene muchas ventajas porque tú eliges los ingredientes, va a depender de ti la calidad del mismo, también su sabor. Frente a los panes de dudosa calidad que vemos en los supermercados, chinos y demás, elaborados con harinas refinadas, levaduras industriales, cargados de aditivos o vete tú a saber qué, desde hace tiempo hago mi propio pan en casa, con harinas ecológicas, masa madre o incluso con harina del súper, pero siempre sé lo que lleva el pan que como.
El pan casero que hago es más natural, tiene más nutrientes, dura mucho más, pero también os digo que el sabor es incomparable y sobre todo: es un verdadero placer hacer pan, verlo fermentar, como sube y como tu casa se impregna de un olor a pan que ya casi tenías olvidado.
Me gusta probar nuevos ingredientes en los diferentes panes que hago, la mayoría con bastante éxito y los he ido apuntando en una de mis innumerables libretas. Así que poco a poco iré compartiendo todas mis recetas para que probéis y ampliéis vuestro recetario de panes.
El pan de hoy es pan de espelta con masa madre y aceitunas negras. Es un pan  jugoso pero, con un sabor….

Ingredientes: 

  • 150 gr de harina de fuerza ecológica
  • 350 gr de harina integral de espelta ecológica
  • 180 gr de masa madre de harina integral de centeno ecológica
  • 1 cuchara de aceite de oliva virgen extra
  • 300 gr de agua
  • 100 gr de aceitunas negras

Preparación

Éste pan de espelta con masa madre y aceitunas negras es muy fácil de hacer pues tiene poco amasado. Cogemos un bol grande y echamos los ingredientes (sin la sal).

Empezamos a moverlos con una cuchara de madera. La masa nos parecerá muy pegajosa y desagradable de tocar, pero no hay que preocuparse, una vez que esté bien mezclada, la tapamos con un paño limpio y la dejamos reposar una hora.

Pasado este tiempo, la masa madre ya ha empezado a actuar y vemos que la masa ha cambiado. Espolvoreamos con harina una superficie lisa de la cocina: encimera o tabla grande de madera y procedemos al primer amasado, durante unos cinco u ocho minutos. Hacemos una breve pausa, echamos la sal y volvemos a amasar. Hacemos el preformado del pan, es decir, le damos la forma que hayamos elegido, lo ponemos en una bandeja o plato grande, lo cubrimos con un plástico y lo metemos en la nevera. Allí se quedará hasta el día siguiente, o al menos, unas dieciocho o veinte horas.

Pasado este tiempo, lo sacamos y con un cúter, le hacemos alguna escisión a lo largo de la corteza.

Precalentamos el horno a 230 grados, poniendo un recipiente con agua en el horno para que genere vapor. Cuando el horno esté caliente, bajamos la temperatura a 190  grados  y colocamos el pan sobre la bandeja del horno durante unos 45 minutos, esto dependerá de cada horno. Para comprobar si está ya bien cocido o no, puedes hacer lo mismo que hacemos con un bizcocho: meterle un palillo de madera, si sale limpio el pan ya está listo.

Sacamos el pan del horno y lo ponemos en una rejilla para que se enfríe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: